El “barrido”

Hay escenas cotidianas, que nos ofrecen un amplio abanico de posibilidades a la hora de decidir qué toma fotográfica es la más apropiada. En particular, las fotografías en movimiento, pueden resultarnos extraordinarias, si en vez de “congelar”, decidimos aumentar la sensación que provoca dicho movimiento.

La técnica del “barrido”, es apropiada para este tipo de fotografía. Para conseguir una toma buena es necesario tener un buen pulso y utilizar una velocidad de obturación apropiada para conseguir un sujeto nítido, y un fondo “borroso” (desenfocado).

Se puede comprobar en la fotografía, como la atención se centra en el rostro del niño, y el resto del encuadre aparece como adornando su expresión y dando un cierto “movimiento” a la escena.

Comentarios (0)

Participa en la conversación. ¡Deja un comentario!